sábado 16/10/21
CIE: NUNCA FUIMOS MUSULMANES

Nunca fuimos musulmanes

*  A diferencia de “Nunca fuimos ángeles”, aquella hermosa película protagonizada por Robert de Niro, Sean Penn y Demi Moore, aquí la cosa no va de frailes ni de anhelos por cruzar puentes, sino más bien de mentiras, trapicheos y procedimientos inaceptables; algo que resulta  habitual y que ya es señal de identidad de la CIE

* La CIE publica en su web información referida a una pretendida comisión halal, cuyos contenidos son falsos de principio a fin

   https://comisionislamica.org/comisiones/comision-de-normalizacion-halal/

nunca fuimos ok

A diferencia de “Nunca fuimos ángeles”, aquella hermosa película protagonizada por Robert de Niro, Sean Penn y Demi Moore, aquí la cosa no va de frailes ni de anhelos por cruzar puentes, sino más bien de mentiras, trapicheos y procedimientos inaceptables; algo que ya es señal de identidad de la CIE.

Que ahora la CIE publique en su web que dispone de una comisión halal, es como llamar tontos a todos los musulmanes y a la ciudadanía en general, sin embargo, a nadie debe extrañar que muestren tantos arrestos en la cima de sus despropósitos, pues tienen mucha cara y nada de vergüenza, por no decir ninguna.

La declaración de la CIE sobre su comisión fantasma expone lo siguiente:

Esta Comisión Técnica informa sobre las empresas certificadoras halal acreditadas por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC):

Estándar Global de Certificación Halal (Instituto Halal), Córdoba,

Halal Consulting, Torremolinos (Málaga),

Halal Food & Quality, Paterna (Valencia),

Halal Global Markets Products Agency, Olivenza (Badajoz),

Safety Horizon ECI, Murcia.

Vigila la autorización de uso del distintivo halal de la CIE por las certificadoras y de que la ENAC no acredite ninguna que no lo tenga autorizado por la CIE.

Propone certificación de matarifes para ejercer su profesión en mataderos fijos o móviles.

Certifica directamente productos halal bajo la marca de la CIE.

Revisa e inspecciona para otorgar el uso del distintivo de la CIE a certificadoras que pasen satisfactoriamente la inspección de la ENAC.

Realiza campañas y comunicaciones a periodistas informando del distintivo halal de la CIE como garantía real.

Al analizar cada uno de sus apartados, observamos un carrusel de mentiras que exigen aclaración por el bien de los musulmanes

Mentira 1 “Esta Comisión Técnica informa sobre las empresas certificadoras halal acreditadas por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC)”

Contestación a mentira1: ENAC únicamente acredita productos y servicios, no acredita empresas, no figurando, por tanto, ninguna de estas certificadoras en la base de datos de  ENAC.

Mentira 2 “Propone certificación de matarifes para ejercer su profesión en mataderos fijos o móviles”

Contestación a mentira 2: Hasta el día de hoy, la CIE no se ha tomado la molestia de formular ninguna propuesta en el sentido que apunta.

Mentira 3 “Certifica directamente productos halal bajo la marca de la CIE”

Contestación a mentira 3: Bajo ningún concepto, la CIE  puede certificar productos y servicios porque no es una entidad certificadora, y si así lo hiciera estaría incurriendo en una ilegalidad. La propia CIE confirma esta realidad cuando en una de sus manifestaciones afirma: “dejando claro que la CIE, no es una entidad de certificación, ni de consultoría ni de auditoría”.

Mentira 4 “Revisa e inspecciona para otorgar el uso del distintivo de la CIE a certificadoras que pasen satisfactoriamente la inspección de la ENAC”

Contestación a mentira 4: En ningún momento, la CIE revisa, inspecciona ni otorga distintivo alguno, así como que tampoco es cierto que las certificadoras sean inspeccionadas por ENAC, ya que, como hemos aclarado, ENAC no inspecciona empresas de ningún tipo.

Mentira 5 “Realiza campañas y comunicaciones a periodistas informando del distintivo halal de la CIE como garantía real”

Contestación a mentira 5: La CIE jamás realizó ninguna campaña informando sobre el distintivo halal de la CIE, sencillamente porque ese distintivo no existe.

Mentira 6 “A lo largo del año 2017/2018, la Comisión Islámica de España ha realizado labores de cara a obtener del Registro Español de Patentes y Marcas, la Marca Halal España. Este proceso culminó el pasado marzo con la obtención del registro de la dicha marca comunicada al Presidente de la CIE, D. Riay Tatary como máximo responsable de la misma” 

Contestación a mentira 6: Esto es totalmente falso, pues lo único que hicieron fue presentar una solicitud que dejaron morir al no cumplir con los plazos y procedimientos exigidos. La Marca Halal España no existe.

Si tal como dicen que disponen del registro de la Marca Halal España, publíquenlo, hagan un amago  de transparencia, ya que no lo han hecho en 29 años. Y ya de paso, hagan públicas sus cuentas, sus salarios, sus funciones. Háganse un favor, dejen de mentir.

Nuevamente, declaraciones como ésta, evidencian la insaciable contumacia de la que hace uso la CIE cada vez que intenta rellenar los muchos recovecos de su chapucera organización, tal vez en un intento de camuflar su incapacidad de gestión en asuntos generales y con especial énfasis cuando se trata de buscar soluciones a la caótica situación del halal en España. Han sido muchos años viviendo del cuento, tirando de las ubres del Estado.

nunca fuimos angeles2

El texto avanza exponiendo: “…que en el próximo otoño preparará los pliegos…”, ante lo que nos vemos obligados a informar que, entonces, la CIE se refería al otoño de 2018, sorprendiendo a los lectores que pretendan simularlo ahora, en agosto de 2021. Como puede verse, la caradura de estas personas no tiene medida, y no se salva ninguno.  El Gobierno debe suspender sine die toda ayuda económica a este tipo de grupos de bandidaje que se parapetan en la religión para lograr sus espurios deseos de dinero y condición.

Especialistas en derecho consultados por elhalal.es coinciden en que el artículo 14 del Acuerdo de 1992, no concede ningún tipo de exclusividad a la CIE para normalizar el halal en España, tanto como que su inacción sobre el asunto, que ya dura 29 años, es justificación suficiente como para retirarle cualquier tipo de legitimidad al que pueda referirse el citado artículo.

Obra en poder de elhalal.es abundante información sobre ayudas económicas y tratos de favor  de una determinada certificadora que, en el marco de exposición sobre su pretendido y “desinteresado compromiso de responsabilidad social”, no duda en afirmar que entregó cierta cantidad de dinero a la CIE, dinero que harían bien los actuales dirigentes en aclarar el destino que se le asignó, pero callarán, como siempre hacen.

Tal vez, eso pueda explicar las interminables cartas que la CIE  envió a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) defendiendo a dicha certificadora a la que EAU retiró su confianza allá por el año 2014. Alegatos que resultan difíciles de creer en el actual estado de cosas.

Seis páginas resultantes en las que la CIE ensalza ciegamente las cualidades de la certificadora a la que EAU retiró la acreditación, al tiempo que vierte duras acusaciones sobre otra certificadora española debidamente acreditada, tanto entonces como ahora por EAU, y sin incidentes en su expediente ante las autoridades de EAU.

Hablan como si fuese cierto que acreditan, cuando nunca lo hicieron.  Seis páginas de insólita vergüenza que constituyen la prueba innegable de que en el halal no mandan los principios éticos y morales que preconiza el Islam; antes bien, manda el dinero y la influencia de quienes ostentan los mecanismos de control de la pasta.

Todo un trato de favor hacia una certificadora concreta y absoluto repudio hacia otra. El negocio es simple: el favor lo obtiene la que ayuda con dinero a la CIE; los descalificativos, en cambio, los recibe la que nada sabe de regalos ni de corruptelas.

Rompe el corazón leer las citadas páginas, sobre todo porque el alegato de la CIE en favor de la certificadora bloqueada por EAU contiene menciones a Dios de forma reiterada, impulsando ante las autoridades emiratíes un perfil religioso que queda inmediatamente desmerecido y reprobado porque emite juicios de valor sobre otra empresa certificadora, a la postre española también, a la que se anatemiza, vitupera y calumnia sin que exista razón para tan calamitoso proceder, pues, se impone recordar que uno de los principios a los que se debe una entidad como la CIE es el de la imparcialidad.

La CIE actuó con total descaro al descalificar a la otra certificadora, que nada tenía que ver con el incidente protagonizado por la defendida de la CIE, mancillando su nombre de forma gratuita, indecente y sin que mediara necesidad. Es “dolm”, en toda regla.

Estos son, señoras y señores, los que se postulan para solucionar los problemas de los musulmanes en España. Agárrense.

Defender a una certificadora española puede ser necesario, justo y constituirse como una acción equilibrada. Lo que no es justo y resulta absolutamente inaceptable es defender a una a costa de hundir a otra. Únicamente la CIE es capaz de ejecutar tan ignominioso cometido.

Todo un acto de auténtico deshonor, ¿pero, saben los de la CIE lo que significa tener vergüenza? Tiempo habrá para sacar tanto trapo sucio.

Nunca fuimos musulmanes
Comentarios