sábado 16/10/21
EL GOBIERNO FRANCÉS LO HA PROHIBIDO

Un informe certifica que el bisfenol A es cancerígeno. Y está por todas partes

* Comemos veneno: "El cáncer, la infertilidad y la diabetes son por la comida",   "El aumento de enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y el cáncer está directamente relacionado con los alimentos que comemos", Marie-Monique Robin, documentalista y periodista

* “España es el país más permisivo de la UE con el cultivo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y la comercialización de otras sustancias tóxicas, como el bisfenol A"

* Busca productos que indiquen en la etiqueta que están libres de BPA  (bisfenol). Si un producto no lleva esta etiqueta, ten en cuenta que algunos plásticos, pero no todos, marcados con un código de reciclaje de 3 o 7 pueden contener BPA

botellas ok
El bisfenol está por todas partes

Marie-Monique Robin, documentalista y periodista, ha publicado su último ensayo sobre el mundo de la agroindustria, un campo en el que lleva investigando desde hace más de una década, nos introduce en el mundo de la agroindustria, su campo de investigación desde hace más de una década, y sobre el que versa su último ensayo: Las cosechas del futuro. Cómo la agroecología puede alimentar al mundo (Península).

En un reportaje publicado por El Confidencial

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-06-11/comemos-veneno-cancer-infertilidad, la autora no duda al afirmar que “España es el país más permisivo de la UE con el cultivo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) y la comercialización de otras sustancias tóxicas, como el bisfenol A que en otros lugares como Francia está prohibido. El reportaje, cuya  lectura aconsejamos, deja bien definidas las causas de muchas de las enfermedades que aquejan al ser humano en la actualidad.

La intención de elhalal.es con este artículo es concienciar sobre los hábitos de la alimentación, así como llamar la atención sobre una sustancia química tan presente y peligrosa en nuestras vidas, como es el bisfenol.

Según la EFSA, la Agencia para la Seguridad Alimentaria Europea: El bisfenol A (BPA) es una sustancia química que se utiliza principalmente en combinación con otras sustancias para fabricar plásticos y resinas. Por ejemplo, el BPA se utiliza en plásticos de policarbonato, un plástico rígido y transparente de alto rendimiento. El policarbonato se utiliza para fabricar recipientes alimentarios, como botellas reutilizables para bebidas, vajillas (platos y tazas) y recipientes de almacenamiento. El BPA también se utiliza para producir resinas epoxídicas utilizadas para fabricar revestimientos y envoltorios para productos alimenticios, así como latas y recipientes de bebidas y alimentos. El BPA puede migrar en pequeñas cantidades a alimentos y bebidas almacenados en materiales que contienen la sustancia.

Hace casi ochenta años, desde que fue descubierto, el bisfenol A se encuentra en el punto de mira de los profesionales sanitarios, pero nunca hasta este preciso momento los científicos se habían encontrado con tal cantidad de datos que refrendasen los peligros que dicho compuesto puede acarrear.

Prohibido en Francia

El bisfenol A se encuentra en un gran número de productos que utilizamos en nuestra vida cotidiana ya que forma parte del plástico policarbonado, que conforma los envases de determinados productos alimenticios, los CD o, incluso, los biberones infantiles. En 2013  la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de Francia (Anses) publicó uno de los informes más alarmantes respecto al BPA, en el que asegura que puede ser altamente dañino para las generaciones venideras, especialmente en lo que respecta al cáncer de pecho. Se trata de un compuesto que, en mayor o menor grado, se encuentra en el organismo de todas las personas, y que se elimina a través de la orina.

El duro análisis francés se encuentra en sintonía con los movimientos que se están produciendo en la política francesa, ya que en octubre de 2012, el Senado francés declaró ilegal el compuesto al ser considerado como perjudicial para la salud, una medida refrendada por la Asamblea Nacional en diciembre. A la hora de prohibir el compuesto fue determinante la participación de un grupo de biólogos franceses, que comprobaron que el BPA puede tener efectos negativos en la fertilidad, así como ocasionar cáncer de mama o diabetes. Sin embargo, consideraron que algunos de los problemas que se habían localizado en animales, como los que afectaban a la próstata o al tiroides, no han gozado de suficiente evidencia científica como para asegurar dicha relación, si bien no deben descartarse aún.

Otras investigaciones han demostrado que el BPA puede filtrarse en los alimentos o las bebidas de los envases que se fabrican con BPA. La exposición al BPA es una preocupación debido a los posibles efectos sobre la salud del cerebro y la próstata de fetos, bebés y niños. También puede afectar el comportamiento de los niños. Investigaciones adicionales sugieren una posible relación entre el BPA y el aumento de la presión arterial, la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular.

En 2017, el Comité de los Estados miembros (CEM) de la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) respaldó una propuesta de Francia de identificar el BPA como sustancia extremadamente preocupante (SEP) basándose en sus efectos de disrupción endocrina en los seres humanos. El acuerdo del CEM tuvo en cuenta todos los estudios pertinentes identificados publicados hasta la fecha, incluidos los aparecidos desde el punto límite relativo al trabajo previo de la EFSA sobre el BPA. El CEM llevó a cabo una identificación del peligro, lo que significa que se tuvieron en cuenta las propiedades intrínsecas de la sustancia, pero no los diferentes usos, la dosis necesaria para ocasionar efectos ni la posibilidad de exposición.

Para reducir la exposición al bisfenol:

  • Utiliza productos libres de BPA. Los fabricantes están creando cada vez más productos libres de BPA. Busca productos que indiquen en la etiqueta que están libres de BPA. Si un producto no lleva esta etiqueta, ten en cuenta que algunos plásticos, pero no todos, marcados con un código de reciclaje de 3 o 7 pueden contener BPA.
  • Evita el calor. No pongas recipientes de plástico en el microondas o en el lavavajillas, porque el calor puede descomponerlos con el tiempo y permitir que el BPA se filtre en los alimentos.
  • Reduce el uso de latas. Reduce el consumo de alimentos enlatados.
  • Utiliza alternativas. Usa recipientes de vidrio, porcelana o acero inoxidable para alimentos y líquidos calientes en lugar de recipientes de plástico.

Desde una perspectiva halal, la inocuidad del bisfenol no queda garantizada, por lo que debe ser considerada una sustancia no halal, debido especialmente al enorme grado de preocupación que viene suscitando entre los científicos y consumidores en general.

Una alimentación halal te ayudará a prevenir enfermedades y favorece una vida sin preocupaciones ni riesgos de tipo alimentario. Vive halal.

Un informe certifica que el bisfenol A es cancerígeno. Y está por todas partes
Comentarios