sábado 16/10/21
CAMBIOS EN LA FACTURA DEL GAS

Tras su impulso por abaratar el recibo de la luz, el Gobierno se atreve con el gas

*Coincidiendo con la llegada del invierno las medidas excepcionales del RDL/17/2021 atenúan el impacto del coste del gas natural, en especial para los consumidores más vulnerables

*Los mayores beneficiarios serán los consumidores domésticos con consumos comprendidos entre 5.000 y 15.000 kWh

Gas natural

Los consumidores de gas natural nos despertamos hoy con cambios en la  factura del gas. A patir de este viernes, 1 de octubre, entran en vigor nuevas modificaciones en los peajes y en los cargos con el fin de ajustarse a las necesidades de los consumidores.

La factura de gas comprende dos apartados; el peaje, que abarca los gastos que se originan con la llegada del gas a las viviendas; su transporte, regasificación, distribución o almacenamiento; y el apartado de los cargos que cubre gastos no asociados a la red, tales como la recuperación del déficit del sistema.

Cambios en los peajes

Hasta el 30 de septiembre, nuestro sistema de facturación contemplaba tres peajes; 3.1, para consumos iguales o menores a 5.000 kWh; 3.2, para consumos comprendidos entre 5.000 y 50.000 kwh; y 3.3, para consumos entre 50.000 hasta 300.000 kWh.

Hasta ahora, un cliente que consumía 5.500 kWh de gas al año pagaba el mismo peaje que uno que consumía 49.000 kWh

Con el fin de ajustar el gasto al consumo real de cada hogar, se amplían los tramos de estos peajes hasta once, destacando especialmente, las ventajas para los consumidores acogidos a la tarifa de último recurso (TUR); tarifa que pueden contratar consumidores y pymes con un consumo inferior a 50.000 kWh, y de la que ya se benefician 1,5 millones de consumidores de los 8 millones aproximados que hay en nuestro país. El resto está adscrito al mercado libre pagando un precio fijo.

En función del consumo anual los tres tipos de TUR pasan a ser:

  • TUR 1 para consumos inferiores a 5.000 kWh
  • TUR 2 entre 5.000 y 15.000 kWh
  • TUR 3 entre 15.000 y 50.000 kWh

A su vez, la subida del coste en la materia prima, impuestos incluidos, ascenderá a 0,91% en la factura anual para la TUR 1, en lugar del 25,8%; un 4,4% para la TUR 2 en lugar del 36,1% y un 10,6% para la TUR 3 en lugar del 47,6% que hubiera alcanzado de no haberlo limitado el Gobierno.

Las dos primeras tarifas engloban a clientes con consumo bajo o medio que generalmente utilizan el gas natural para cocinar, calefacción y agua caliente, mientras que la tercera tarifa es la más demandada por las pymes y comunidades de vecinos con un consumo elevado. 

En cifras, la parte regulada del término fijo de la factura sube, en contraste con la bajada en el término variable. Para un cliente con un consumo muy bajo, como quienes usan el gas para cocinar o calentar el agua, pero no para la calefacción, es muy posible que su factura se encarezca (por la subida de la tarifa fija)

Así, quienes tengan la TUR 1 (hasta 5.000 kWh) el coste del precio fijo subirá de 4,26 €/mes a 5,44 €, bajando el precio de consumo de 0,0499 €/kWh a 0,004469.

En la TUR 2 (hasta 15.000 kWh, uso del gas para cocinar, calentar agua y calefacción), el precio fijo baja de 8,02 € a 10,23 €/mes mientras que el precio del consumo bajará de 0,0425 € a 0,04127 €; siendo que para consumidores mayores de hasta 50.000 (TUR3) el fijo será de 21,99 € y un precio de consumo de 3,8726 €/kWh.

Las compañías comercializadoras asignarán al cliente la nueva tarifa a aplicar en base al consumo realizado durante el último año. En caso de tratarse de un alta nueva, la tarifa se asignará en función de una estimación del consumo anual.

Con todo, este mes los clientes recibiremos dos facturas, una con el consumo fijado hasta el 30 de septiembre con los antiguos peajes, y otra con el consumo realizado a partir del 1 de octubre, con los nuevos.

Tras su impulso por abaratar el recibo de la luz, el Gobierno se atreve con el gas
Comentarios