viernes 14/5/21
ATURDIMIENTO INCLEMENTE

La moda del aturdimiento reversible

* Por Marian Aretio

* Cuestionada la excepcionalidad Halal y Kosher

* La UE permite la obligación del sacrificio animal con aturdimiento reversible

 
 
 
 
meat-640721_1920 (1)

La actual legislación de la Unión Europea1 establece que todos los animales criados para la producción de alimentos deben quedar inconscientes; aturdidos mediante electricidad, gas o una pistola aturdidora, antes de ser sacrificados, con la excepción de los sacrificios prescritos por ritos religiosos, como es el caso del sacrifico halal y kosher.

No obstante, el pasado jueves 17 de diciembre, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que los Estados pueden imponer el aturdimiento reversible obligatorio durante el sacrificio animal llevado a cabo en el contexto de los ritos religiosos.

Este veredicto responde a la impugnación que realizaron las comunidades judías y musulmanas de la Región de Flandes (Bélgica) en julio de 2017, ante un decreto que prohibía el sacrificio animal sin aturdimiento previo y en el que se establecía el aturdimiento reversible - que no provoque la muerte del animal- para los sacrificios prescritos por un rito religioso.

Las comunidades alegaban que, al no permitir a los creyentes judíos y musulmanes obtener carne de animales sacrificados conforme a sus preceptos religiosos - opuestos a la técnica del aturdimiento reversible- el decreto infringía la excepcionalidad recogida en el Reglamento n. º1099/20091, impidiendo, por tanto, que los creyentes practiquen su religión.  

En este contexto, el Tribunal Constitucional belga lo planteó al Tribunal de Justicia para que se pronunciara en busca de un equilibrio entre la libertad de religión, garantizada por el artículo 10 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, y el bienestar animal, enunciado en el artículo 13 del Texto Fundacional de la U.E.

Las claves del veredicto señalan que:

1º.- el principio del aturdimiento previo a la matanza responde al objetivo principal de protección del bienestar animal,

2º.- la excepcionalidad de no aturdimiento se garantiza exclusivamente por el respeto a la libertad de religión,

3º.- la conciliación necesaria entre el bienestar de los animales y la libertad de manifestar la propia religión, es competencia de cada uno de los Estados,

4.- el Reglamento vigente actual relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza no se opone a que los Estados miembros impongan una obligación de aturdimiento previo a la matanza,

5.- existe parte de comunidades religiosas que aceptan y practican el aturdimiento previo al sacrificio.

El Tribunal de Justicia recuerda que el sacrificio religioso forma parte de la libertad de manifestar la propia religión, y reconoce que imponer en el marco del sacrificio religioso un aturdimiento reversible, en contra de lo establecido por los preceptos religiosos de los creyentes judíos y musulmanes, conlleva una limitación e injerencia del ejercicio del derecho a la libertad de estos creyentes de manifestar su religión, injerencia, no obstante, que limita un aspecto del acto ritual específico que constituye el sacrificio religioso y este último no está prohibido en cuanto tal.

Concluye el TJUE que esta injerencia garantiza un justo equilibrio entre el bienestar de los animales y la libertad de los creyentes judíos y musulmanes de manifestar su religión.

Las comunidades musulmanas debemos considerar seriamente este veredicto pues, los intereses de las industrias de equipamientos de aturdimiento junto con el lobby animalista, presionan con fuerza a nuestros gobiernos para imponer esta practica en detrimento de la libertad religiosa de sus ciudadanos.

La existencia de certificadoras en España que autorizan el sello “Halal” en sacrificios con aturdimiento resulta claramente irresponsable – además de incompatible según los preceptos establecidos por la ley islámica- perjudicando sobremanera que se respete la excepcionalidad de sacrificio sin aturdimiento por motivación religiosa.

Los consumidores bien debiéramos informarnos acerca del procedimiento de sacrificio que se lleva a cabo sobre los alimentos que consumimos y asegurarnos que, lo que nos venden como “Halal” lo sea de verdad y no un sucedáneo “halal” que denigra su esencia y nos engaña para beneficio de unos pocos.

La lista de países donde ya está en vigor la prohibición del sacrificio sin aturdimiento y sin excepciones aumenta en nuestro entorno europeo:  Eslovenia, Finlandia, Dinamarca, Suecia y la región de Valona de Bélgica.

Tal vez sea el momento de decir “no” al consumo de animales aturdidos, de decirle a la industria cárnica y a todas esas certificadoras que cambiaron su discurso por dinero para decir sí al aturdimiento, que “no”, que no queremos sus productos, que no nos creemos que sea verdad lo del aturdimiento reversible, eso de que vuelven a la vida cuando les someten a  una descarga eléctrica (habría que preguntarles qué hacen con los que quedan achicharrados), cuando les dan un martillazo en la cabeza o cuando los gasean o cuando les pegan un tiro.  El aturdimiento es suplicio en todas sus formas, incluso el de moda, ese que llaman "reversible".

1Reglamento (CE) n. º1099/2009 del Consejo, de 24 de septiembre de 2009, relativo a la protección de los animales en el momento de la matanza

La moda del aturdimiento reversible
Comentarios