sábado 16/10/21
¿CUÁNTO LE CUESTA AL MUNDO UNA BOLSA DE PLÁSTICO?

La silenciosa invasión del plástico

*Comemos y respiramos plástico

undefined

El 3 de julio de cada año se “celebra” el Día Internacional Libre de Bolsas de Plástico, un recordatorio que bien debiera dejar de existir si los gobiernos se tomaran más en serio las graves consecuencias de contaminación que se derivan de su uso.

Una bolsa de plástico de un solo uso tarda hasta 150 años en degradarse, desprendiendo miles de fragmentos de microplásticos que, a su vez, se propagan en nuestros ríos, mares y océanos depositándose en el ecosistema, alcanzando la atmósfera y penetrando en nuestros sistemas respiratorios.  

Desde que en mayo de 2018 se aprobara el Real Decreto 293/2018, de 18 de mayo, sobre reducción del consumo de bolsas de plástico en nuestro país, la conciencia ciudadana ha crecido más rápidamente que la conciencia política, la cual ha fijado la fecha de 2022 para que éstas dejen de circular. Aún con todo, en España se genera una media de 150 bolsas por habitante al año, un total de 6.800 millones de bolsas de plástico al año, alcanzando la cifra de  100 mil millones de bolsas/año en toda la Unión Europea.  Unas cifras realmente inasumibles desde el punto de vista de la sostenibilidad del medio ambiente y de la salud.

Si a estos datos les sumamos los millones de otros envases de plástico que se usan y tiran a diario, la situación alcanza cotas verdaderamente alarmantes de contaminación que no pueden ser sostenidas por más tiempo.

Los daños que comportan en absoluto son “compensados” con el uso que nos proporciona, pues el uso medio estimado de cada bolsa es de 12 minutos por unidad.

Mientras asistimos a un importante auge de las bolsas biodegradables, de papel o compostables, somos conscientes de que tampoco son la solución, pues, por mucho que las campañas de marketing las tiñan de verdes y respetuosas con el medio ambiente, sabemos que más del 90% del plástico que consumimos no se recicla.  Por si fuera poco, y lejos de ofrecer una alternativa saludable, contribuyen a dar continuidad al concepto consumista de usar y tirar.  

La única solución es la apuesta por su total eliminación y el fomento del uso de las bolsas reutilizables de siempre, como las de tela, rafia, capazos de mimbre, carros de compra…así como comprar los productos a granel.

La solución es fácil: bastan unos sencillos gestos en nuestros hábitos de consumo para acabar con la “celebración” de este día.

Tú decides: ¡Quita el plástico de tu vida!

La silenciosa invasión del plástico
Comentarios