jueves 17/6/21
PERFILES DE VERDAD

Cristina de la Puente, investigadora del CSIC: "El Islam es una religión viva con muchos siglos de historia"

* Los actos terroristas perpetrados en diferentes lugares del mundo han supuesto un impulso a esta ola de reinterpretaciones erróneas, que confunden y estigmatizan a una religión y a sus fieles, así como a sus simpatizantes y seguidores, siendo, como son, inocentes en cualquier extensión interpretativa

“Lo más peligroso es confundir Islam con islamismo, es decir, con sus corrientes fundamentalistas, e identificar los actos violentos de los islamistas yihadistas como intrínsecos a la religión musulmana...", Cristina de la Puente

 
 
libro

La islamóloga Cristina de la Puente, en su último libro, Islam e islamismo, aclara muchos conceptos en un intento de acabar con interpretaciones erróneas y parciales.

Un ejemplo que expone de la Puente es que en la tradición musulmana clásica la guerra santa no era una obligación individual “sino colectiva, era el califa quien asumía esa responsabilidad”. Sin embargo, en los islamismos radicales la yihad “fue progresivamente considerándose una opción personal, algo que cualquiera puede emprender por su cuenta en nombre del Islam”.

El Islam, aun siendo uno en su esencia y modo de proclamación, no es único a la hora de ser interpretado. Tampoco los musulmanes son un grupo homogéneo, en su diversidad confluyen infinitas etnias, idiomas y costumbres. Muchas de las creencias erróneas que giran en torno a estos conceptos han dejado de ser anecdóticos para convertirse en prejuicios extendidos en las últimas décadas, prejuicios que se han solidificado en el subconsciente de muchas sociedades, lo que impide una visión correcta de la propia identidad del Islam y los musulmanes, lo que a su vez ha favorecido la proliferación de tópicos y connotaciones negativas hacia el Islam, con una gran confusión terminológica.

Los actos terroristas perpetrados en diferentes lugares del mundo han supuesto un impulso a esta ola de reinterpretaciones erróneas, que confunden y estigmatizan a una religión y a sus fieles, así como a sus simpatizantes y seguidores, siendo, como son, inocentes en cualquier extensión interpretativa.

En las últimas décadas, la religión musulmana ha suscitado un gran interés y curiosidad. Esto se ha debido a motivos fundamentalmente políticos, en ocasiones relacionados con conflictos violentos, guerras, terrorismo, etc. Frente a tal interés, la información, en cambio, se ha recibido de forma desordenada, sesgada e incompleta, impulsando así una enorme confusión conceptual y terminológica en los medios de comunicación, con periodistas que, en muchos casos, son absorbidos y contaminados por esa atmosfera negativa y absolutamente injusta.  

El libro de la Puente (Editorial Catarata) pretende explicar la diferencia esencial entre Islam (la religión) e islamismo (el fundamentalismo islámico), haciendo mención a sus rasgos más relevantes, especialmente en aquellas cuestiones que son objeto de disputa en la actualidad o que causan más problemas de interpretación.

Según de la Puente: “Lo más peligroso es confundir Islam con islamismo, es decir, con sus corrientes fundamentalistas, e identificar los actos violentos de los islamistas yihadistas como intrínsecos a la religión musulmana. El islamismo, que no es seguido más que por una minoría de musulmanes del mundo, ha reinterpretado el islam y es necesario ser consciente de los resultados de esa reinterpretación”.

De la Puente explica el auge del adoctrinamiento: “En muchos países de mayoría musulmana se ha producido un vacío jurídico-religioso desde finales del s. XVIII y la población ha sido más vulnerable al adoctrinamiento por determinadas ideologías”, “La extinción del califato, que representaba una autoridad religiosa y moral universal, ha ayudado también a ahondar en ese vacío, pues no existe una figura con autoridad moral reconocida de manera universal que conteste públicamente a determinadas afirmaciones y actitudes”.

“Los fieles de una religión, incluso quienes la practican, no tienen por qué ser grandes conocedores de su doctrina o su teología, de hecho, la inmensa mayoría no lo es”, esta realidad, ha sido aprovechada por los impulsores de la idea del adoctrinamiento.

OK

De la Puente ofrece algunas indicaciones para que los medios de comunicación no caigan en la parcialidad o en los tópicos y creencias extendidas y erróneas: “La objetividad está relacionada con el conocimiento. Los medios de comunicación han de hacer un esfuerzo para profundizar sobre algunas cuestiones que hace décadas no tenían gran relevancia política y social, pero que ahora son cruciales. Un buen conocimiento da casi siempre lugar a buenas explicaciones y valoraciones”.

En declaraciones a una periodista, de la Puente advierte que “generalizar sobre el Islam es un grave error, como lo sería generalizar sobre el cristianismo y los cristianos. El Islam es una religión viva con muchos siglos de historia, en los que ha habido muchas interpretaciones y maneras de vivir el mensaje de la revelación coránica. No se pueden confundir unas con otras ni aplicar criterios anacrónicos. También me gustaría que los lectores fueran conscientes de que los movimientos islamistas no representan al islam y que, en muchos casos, las ideas que aquellos sostienen contradicen profundamente las interpretaciones que los musulmanes hicieron de su religión durante siglos”

De la Puente también habla en su  libro del origen de Al-Qaeda y del ISIS:  “Ambos movimientos basan su ideología en la doctrina islamista salafí, que es una de las reinterpretaciones fundamentalistas que se han hecho del islam. Es una manera de pensar, entre otras muchas existentes en el mundo islámico. No pueden, por tanto, identificarse con la religión, sino con una visión de la misma, en este caso producto del yihadismo radical.

Otro asunto que no deja de lado es el de sunníes y chiíes, a los que dedica un epígrafe: “Todos son musulmanes, pero tienen visiones distintas en algunos puntos de la religión. Es como distinguir entre católicos y protestantes. En las cuestiones más importantes de la fe las dos ramas coinciden, pero se distinguen en su evolución y en algunas doctrinas. También tienen una visión distinta de cómo ha de ser la organización política del mundo islámico”.

Más sobre la autora

Cristina de la Puente es doctora en Filología Semítica (Estudios Árabes) e investigadora en el Instituto de Lenguas y Culturas del Mediterráneo y Oriente Próximo del CSIC. Trabaja sobre el mundo islámico occidental entre los siglos IX y XIV en dos líneas de investigación principales: por un lado, la transmisión de conocimiento religioso a través de los textos árabes (diccionarios biográficos y fuentes sobre tradiciones proféticas); y, por otro, la historia social a través de las obras de derecho islámico de ese periodo, donde presta especial atención a la cuestión de la esclavitud en el Islam. En el CSIC, entre 2012 y 2017, ha sido coordinadora del Área de Humanidades y Ciencias Sociales, vicepresidenta adjunta de Internacionalización, vicepresidenta adjunta de Áreas Científicas y, finalmente, vicepresidenta de Investigación Científica y Técnica. También ha sido miembro del Comité de Humanidades de Science Europe (2012-2015).

 

Cristina de la Puente, investigadora del CSIC: "El Islam es una religión viva con...
Comentarios