jueves 17/6/21

Ceuta, en el ojo de un huracán social (Vídeo)

* El 17 de mayo de 2021 pasará a la historia de la ciudad como el día en el que Marruecos mostró su cara más amarga

* Miles de personas, algunas fuentes barajan más de 10.000, acceden a Ceuta en desbandada 

* La situación en la ciudad es crítica y de gran  excepcionalidad

* Las autoridades españolas actúan con comedimiento

 sempere 2
sempere 2

Ni en los días más duros de Hassan II se han vivido escenas como las de ayer, 17 de mayo de 2021. Aquella época tal vez fuera mucho más dura para los habitantes de Fnideq (Castillejos) que la que les ha tocado vivir desde el cierre de la frontera, paso habitual para la búsqueda de sustento.

Desde marzo de 2020 la frontera con Ceuta permanece cerrada. Aquella decisión supuso un revés para todas aquellas personas que durante muchos años cruzaban a Ceuta para realizar trabajos domésticos, de construcción, pintura, etc.

Para Ceuta el cierre trajo consigo una caída de su PIB cercano al 20%, ya que los ciudadanos marroquíes eran grandes consumidores de productos y servicios en Ceuta. Durante este tiempo muchas empresas han tenido que cerrar por falta de clientes, así como que el futuro para muchas de las que permanecen abiertas se presenta lleno de incertidumbre.

Los hechos que estamos viviendo desde la madrugada del 17 de mayo de 2021, magnifican una situación ya de por sí insoportable. Esta noche y lo que llevamos de mañana, la ciudad aparece con cientos de jóvenes deambulando de un sitio para otro sin saber qué hacer ni dónde ir. Su presencia en las calles, sin mascarilla y en grupos, ha soliviantado y acrecentado la sensación de inseguridad de los ceutíes. Una gran mayoría de familias han optado por no llevar a sus hijos al colegio.

El golpe psicológico asestado a los ceutíes, y en menor medida al conjunto de la ciudadanía española, se aparece como perfectamente calculado en todos sus aspectos, pues no resulta creíble que la situación haya pillado desprevenidas a las autoridades marroquíes, pues nada sucede sin el conocimiento de las autoridades y las masas no saltan fronteras sin la permisividad de quienes las vigilan.

Las cifras van aumentando por horas, y ya hay quien cita entre 8 y 9 mil las personas que han accedido a suelo español. Entre 1700 y 2000 son menores de edad.

Ceuta está en shock, nadie se esperaba ni intuía que la situación pudiera llegar a estos extremos. Resulta muy duro contemplar a tantos jóvenes presos de su propia desesperación. El año y un poco más que llevan sin poder salir de Fnideq y la brutal crisis económica que azota a esa ciudad de 90.000 habitantes, hizo acto de presencia en forma de huida hacia una ciudad (Ceuta) que ven distinta y con facultades sociales que nunca han tenido en la suya.

Las autoridades españolas han actuado sin hacer uso de la fuerza, conscientes de que cualquier acción en ese sentido podría envenenar aún más la situación haciéndola explosiva y de consecuencias imprevisibles. En este punto, algunos analistas consideran que la contención de las autoridades españolas no ha ido en el sentido que esperaban las autoridades marroquíes, quienes esperaban una respuesta violenta por parte de España, arguyen, para tensar aún más la situación entre los dos países.

sempere 1

                Foto: JA Sempere

La presencia del líder del Polisario en España parece estar detrás de la caótica situación que vive Ceuta. La decisión que tomó España al acoger al líder del Polisario es decisión soberana, y como tal, ha de ser respetada. Ahora bien, si la misma fue la más acertada o no, corresponderá a las autoridades españolas analizarla a fondo, pues los países deben ser leales a sus valores y principios de asistencia humanitaria, si bien es cierto que la participación de España –directa o indirectamente- en el amaño de la identidad del dirigente saharaui no puede ser motivo suficiente para castigar a un país amigo y a una ciudad como es Ceuta que prestó siempre ayuda y servicios a quienes llegaron solicitándolo.

Sea como fuere, resulta inaceptable que Marruecos use la desesperación de sus ciudadanos para apretar a un país amigo, como es España.

Lo que la situación exige ahora es una coordinación de todos los organismos del Estado para garantizar, primeramente, la atención humanitaria de todas estas personas, pues como hemos mencionado, ante todo se trata de una crisis humanitaria con trasfondo social, económico y sanitario de primer orden. A su vez, la aplicación de los acuerdos y tratados suscritos con Marruecos para proceder al retorno de sus nacionales en las mejores condiciones de seguridad y atención.

Ceuta seguirá ofreciendo sus relaciones de vecindad con el país vecino enmarcadas en los cánones del reconocimiento, respeto, colaboración y cooperación mutua.

 

 

 

 

Ceuta, en el ojo de un huracán social (Vídeo)