viernes 14/5/21
ALIMENTACIÓN SALUDABLE

La alimentación saludable como principio regulador del equilibrio cuerpo-espíritu

* Por Yasmin Mohamed Ziyani - Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Licenciada en Ciencias y Tecnología de los Alimentos

* Para la preservación de la salud es fundamental incorporar al estilo de vida buenos hábitos dietéticos, ya que una alimentación equilibrada desempeñará un papel importante en la prevención de enfermedades y mejora de la salud. Hipócrates decía “Ni la medicina habría sido descubierta si a los enfermos les hubieran convenido en sus dietas lo que comen y beben los sanos”, una aseveración de la premisa anterior según la cual se establece que cómo te alimentas condiciona tu salud

 
 
 
 
 
 
healthy-food-1487647_1280

La búsqueda del equilibrio entre cuerpo y espíritu constituye un principio inherente a la esencia humana sin el cual es difícil alcanzar la plenitud, pues separar ambas dimensiones resultaría inviable dada su contribución paralela a la configuración del hombre. 

En el islam, tales dimensiones aparecen intrínsecamente relacionadas y hallar su armonía es una máxima. Aunque el espíritu conforma la parte esencial, el cuerpo es su vehículo, por ello, ambos elementos han de ser atendidos conjuntamente y equilibrarse de manera correcta e integral sin favorecer a uno en detrimento del otro. Partiendo de este axioma, el equilibrio cuerpo-espíritu implicará por tanto establecer la moderación en los actos de adoración y mantener un estado óptimo de salud que garantice el bienestar general y funcionamiento íntegro del hombre, pues es deber del musulmán preservar el cuerpo que alberga el alma y protegerse de aquello que resulta pernicioso; así, aquello que le está permitido (halal) no le puede perjudicar y aquello que pueda resultar nocivo le está prohibido (haram). Por ende, la protección de la salud constituye un precepto islámico inviolable.

Para la preservación de la salud es fundamental incorporar al estilo de vida buenos hábitos dietéticos, ya que una alimentación equilibrada desempeñará un papel importante en la prevención de enfermedades y mejora de la salud. Hipócrates decía “Ni la medicina habría sido descubierta si a los enfermos les hubieran convenido en sus dietas lo que comen y beben los sanos”, una aseveración de la premisa anterior según la cual se establece que cómo te alimentas condiciona tu salud. 

Esa estrecha vinculación entre dieta y salud se remonta a tiempos pretéritos y formó parte de la práctica médica incluso antes del advenimiento de la medicina científica. Ya en la antigüedad la dietoterapia era aplicada para tratar las patologías y diversos eran los tratados médicos que hacían mención a los alimentos indicados para su tratamiento. Asimismo en las sagradas escrituras se pueden contemplar alusiones a determinados alimentos, restricciones, y pautas de conducta alimentaria. 

Yasmin Mohamed 2Respecto a las restricciones alimentarias, el Corán contiene aleyas (capítulos) explícitas, aunque tal es la importancia que cobra el comportamiento alimentario que también se incluyen algunas normas referentes al mismo:

"¡Hijos de Adán! Poneos vuestros mejores y más puros vestidos en cada lugar de oración; y comed y bebed, pero no os excedáis. Es cierto que Él no ama a los que se exceden" (7:31) Sura Al Aaraf (Las Alturas) aleya 31.

"De hecho, los derrochadores son hermanos del diablo, y Satanás ha sido siempre ingrato con su Señor" (17:27) Sura Al Isra (El Viaje Nocturno) Aleya 27.

"¡Comed de las cosas buenas que os damos como provisión y no abuséis de ello..."  (20:81) Sura Tahaa aleya 81.

De igual modo, entre los dichos proféticos se observan algunas recomendaciones y reprimendas relativas a la alimentación. El profeta  Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él) destacó el hábito de seguir una dieta balanceada como un método para prevenir enfermedades y dolencias y gozar de  una buena salud física y mental: 

“El estómago es la morada de las afecciones y el mejor remedio es la dietética”.

“Somos una comunidad que no come hasta  que siente hambre, y si comemos, no lo hacemos hasta la saciedad”.

“No hay recipiente que el hijo de Adán haya llenado peor que el estómago”.

“¡Qué desaventurado el esclavo del hambre!”.

Las citas anteriormente expuestas son una  exhortación a la mesura, pues el islam desaprueba la comida en exceso y el despilfarro en general. No basta solo con consumir alimentos halal sino hacerlo en la proporción adecuada para garantizar simultáneamente la salud y el cumplimiento de los actos de adoración de manera impecable y sin dificultad alguna; esto es, alcanzar la armonía cuerpo-espíritu referida anteriormente.

 

* Yasmin Mohamed Ziyani es natural de Melilla. Es diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Licenciada en Ciencias y Tecnología de los Alimentos.  Máster de Diversidad Cultural, por la Universidad de Granada.

 

La alimentación saludable como principio regulador del equilibrio cuerpo-espíritu
Comentarios