sábado 16/10/21
SOÑANDO CON UN FUTURO SIN MASCARILLAS

Oye, ¿te imaginas volver a salir a la calle sin mascarilla?

* Es lo que le escuché decir a una de mis alumnas que hablaba con una de sus compañeras
 
 
hind 1 OK

Es lo que le escuché decir a una de mis alumnas que hablaba con una de sus compañeras. En ese momento sentí deseos de llamarle la atención por el tono, ya que rozaba el grito, pero por dentro sentía que algo me apretaba el corazón, removía mis emociones y me decía: “déjala que hable, tú has sido afortunada, no llevaste mascarilla en tu infancia”.

En lo más profundo de nuestros adentros sabemos lo pesado y melancólico que está siendo esto. Dentro de nosotros gritamos en silencio hasta quedarnos sin aliento porque deseamos con todas nuestras fuerzas vernos las caras, sonreírnos, abrazarnos, o simplemente volver a ser como antes.

Y ellos también lo gritan, aunque en las aulas nos preocupen un poco más sus agendas completas, deberes hechos, cuadernos con buena letra, y cómo no, llegar a ver todo el temario programado. Pero se nos olvida que ellos por dentro también lo sienten, aunque no se les vea.

Nuestros alumnos y alumnas también añoran el patio de antes, las filas de antes con sus abrazos, sus empujones, los almuerzos compartidos, los festivales en grupo o las carcajadas al aire.

Gritan porque echan de menos ese choque de manos con su Seño diciéndoles: ¡lo has hecho genial! Echan de menos compartir las pinturas, el pegamento, las tijeras…Echan de menos mucho amor, el que nos diferencia a las personas.

Por eso me callé y la dejé gritar e imaginar ese día en el que saldríamos todos y todas sin mascarillas. Decidí acercarme y escucharla, desde el corazón, olvidándome del tema de clase.

Hind 2

Y de ahí emanaron emociones y sentimientos compartidos. Era el momento de dejarles ser los protagonistas. Y les pregunté a todos cómo se imaginaban ese día:

“Yo me sentiría rara después de tanto tiempo sin mascarilla”

 “Yo ese día tiraría todas las mascarillas de mi casa”

“Es algo que ha marcado nuestras vidas para siempre, profe”

“Yo me sentiría libre, lo gritaría: L I B E R T A D”

“Ese día diremos: ¿y el gel de manos? (risas)”

Lo bonito de todo esto, es que, aunque nuestros alumnos y alumnas no estén en las manifestaciones ni en los titulares, también llevan su lucha en silencio, y lo hacen muy bien. MEJOR QUE NOSOTROS. Para mí son los VERDADEROS HÉROES. Llegará ese día y volveremos a reír y a darnos abrazos, como si todo esto no hubiera sucedido jamás.

Oye, ¿te imaginas volver a salir a la calle sin mascarilla?
Comentarios